Sobre nosotros

Inicio > Aspectos Emocionales > ¿La reproducción asistida cambiará mi personalidad?

¿La reproducción asistida cambiará mi personalidad?

93
0

Se convierten personas más fuertes, luchadoras y preparadas para afrontar lo cotidiano y los desafíos que la vida depara

La reproducción asistida cambia, sin lugar a dudas, la personalidad de las mujeres que recurren a ella. La pareja también cambia y la maternidad estará marcada por el hecho que los padres lucharon para serlo, para tener una familia y obtener su pequeño cachito de felicidad. Y esta lucha tiene puntos positivos, por más que cueste aceptarlo cuando estamos en pleno tratamiento.

Pensándolo bien, y como muchas otras cosas en la vida, no es nada raro no conseguir algo la primera vez que lo intentamos. Los fracasos en los tratamientos permiten a la pareja madurar el proyecto del bebé. De esta manera, en la pareja que pasa por un proceso de reproducción asistida para tener un bebé, las ganas de ser padres se han convertido en un verdadero deseo para los dos, pensado, no tan instintivo como podía serlo al principio. Se trata de una pareja muy unida y reforzada, que ha compartido momentos difíciles, ha aprendido a apoyarse mutuamente y a expresar sus sentimientos. Es una pareja que se toma tiempo para sí misma y que se agobia menos por los pequeños detalles de la vida cotidiana.

La pareja ha vivido tantos fracasos que su felicidad es inmensa cuando se confirma el embarazo. Son plenamente conscientes del milagro que está ocurriendo y del tesoro que por fin ha visto la luz. Si bien todos los embarazos son valiosos, los padres que lo serán gracias a la reproducción asistida son aún más conscientes de ello. Las molestias del embarazo podrían no serlo tanto… Pero al contrario, ¡Son pura felicidad!

A nivel individual, se convierten personas más fuertes, luchadoras y preparadas para afrontar lo cotidiano y los desafíos que la vida depara. Se vuelven tolerantes frente a las nuevas adversidades. Distinguen lo que realmente importa en la vida de lo que no… ¡La de cosas insignificantes que existen! Tras pasar por un proceso de reproducción asistida, incorporan el optimismo y el mantenerse positivo ante lo que pueda pasar. Aprecian los momentos simples y efímeros del día a día. De forma general, se convierten en personas felices con otra visión de la vida y la existencia. Han tomado consciencia que, al no dominar el derecho de dar vida, no pueden dominar la vida en general… Así que tampoco dominarán la muerte, y más vale aprovechar plenamente todos y cada uno de los días que nos ofrece la vida.

Estas parejas se convierten en sabios antes de hora. A fin de cuentas, la reproducción asistida es una bonita promesa y un bello regalo. Muchas veces abriremos ese regalo y no habrá nada dentro. Pero finalmente, un día habrá un maravilloso regalo, el valioso tesoro que tanto hemos deseado y esperado. Entonces, todavía tendrá más valor que el primer regalo…

Frédérique Vincent
Después de terminar sus estudios, Frédérique Vincent hace la maleta y se va a Inglaterra. Allí, conoce a su futuro marido. Se casan en 2008. Los meses y los años pasan muy rápido sin que llegue el embarazo. Al principio, no importa: están muy ocupados con su tiempo de ocio, el deporte, los viajes. Después, el deseo de tener un hijo se convierte en una obsesión. Cuando empieza el tratamiento de fertilidad, decide empezar a escribir su diario de mujer infértil. Muy rápidamente, su entorno le anima a seguir dando su testimonio… Actualmente, es madre de tres niños y autora de La promesse du mois, libro testimonio de la infertilidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Recent Posts